Porqué no nos gustan los packs

Ya hace tiempo que quería hablar del tema, aprovechando el lanzamiento del nuevo formulario automático de presupuestos. Por unas cosas u otras lo fui dejando, pero por fin me he decidido.

Es importante para nosotros recalcar esto mismo que digo en el titular: no nos gustan los “packs” editoriales (el Pack Lanzamiento NO es un pack editorial).

Primero ¿a qué me refiero con los packs? Pues a lo que puede encontrarse en otras webs de autoedición (no somos muchas) y sin menosprecio de sus cualidades, los packs de publicación.

Estos packs se ofrecen como la alternativa ideal, de modo que suelen existir tres niveles, el Básico, el Medio o Profesional, y el Superior.

Cada nivel tiene asociados una serie de servicios y una cuantía de libros impresos. Se supone que al ofrecer determinados de estos servicios en un pack, uno se ahorra dinero. Bueno, es como los pack ahorro de latas de atún del supermercado, o el pack ahorro de compresas, o de detergente.

En algunos casos estos packs pueden estar justificados, pero en Editarunlibro básicamente nos parecen puro marketing. La razón es sencilla: si por los servicios prestados se cobra el precio justo, no caben estrategias que opaquen la oferta. Si creamos un pack para “abaratar” ciertos servicios, es porque estos por separado pueden ser considerados caros, lo que contradice la filosofía del precio justo, es decir, por la cual cobramos lo que consideramos adecuado. Y luego la valoración sobre lo económico o lo caro le toca al cliente en función de lo que recibe, si bien en bastantes casos podemos garantizar que tenemos los precios más competitivos del mercado.

El culmen de esta filosofía es nuestro nuevo formulario en tiempo real.

¿Qué cualidades únicas tiene el formulario de Editarunlibro?

Principalmente dos, flexibilidad y transparencia. Conscientes de que un autor/a anda ya bastante liado en su esfuerzo creativo (y damos las gracias por ello, porque es su principal contribución) el tema de tirar pa’lante a publicar suele ser peliagudo, en el sentido que se desconoce el proceso, al menos la primera vez. A eso añadimos la incertidumbre de los costes de impresión.

Pues bien, con respecto a esto último, nuestro formulario permite ir seleccionando entre el amplio rango de opciones, de modo que, de forma escalonada y en tiempo real, se va actualizando el precio y adaptándose a las necesidades del cliente.

Esto es útil para calcular acabados o por ejemplo un factor que incide decisivamente en el precio final, el número de páginas en color. Por tanto podemos pensar en un libro de 100 páginas con 20 de ellas a color, pero si vemos que el precio no nos convence solo tenemos que cambiar esas 20 páginas por 10, y automáticamente el formulario ajusta el precio.

No solo es idóneo para “jugar” con el coste, si no que es la manera más limpia y transparente de ofrecer nuestros precios, en base a una desarrolladísima base de datos que contiene todas los condicionantes para calcular el precio.

De modo que no ocultamos nada, un precio por soporte (papel/gramaje), por tintas (color/BN), por acabados, y por servicio (maquetación, diseño de portadas, etc). Y todo ello, además, calculado en función de la cantidad.

Nota del 23 de Febrero de 2012: el formulario es una potente herramienta que a pesar de su complejidad, debe estar absolutamente exenta de errores, pues debe mostrar los precios reales, sin errores de cálculo, de omisiones o fluctuaciones. Precisamente por ello llevamos a cabo una continua revisión de su funcionamiento, ya que en su propia complejidad está su mayor inconveniente.  Esto viene  colación porque ahora mismo tenemos desactivada la pasarela de pago, por unos problemas técnicos detectados. En breve estará solucionado.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

No hay comentarios aún... Se el primero en comentar!

Dejar un Comentario


uno × 8 =